Blog

El Poder de la Palabra

Las palabras viajan en el espacio impactando los cuerpos. Sean pronunciadas o escritas, ellasgeneran una reacción inexplicable en estos. Pueden despertar alegría, amor, esperanza,tristeza, odio… ellas son poderosas, reúnen masas y pueden resonar por horas, incluso añosbajo la piel.

 

Las palabras pueden forjar, pueden dirigir la mente en alguna dirección. Por esa razón, lareflexión de este texto, va enfocada hacia ellas y su poder.

 

Este es un llamado no solo a los creadores de contenido, si no a toda la población, pues hoy en día todos nos podemos expresar públicamente a través de redes sociales y otros canales. Intentemos dimensionar el impacto que tienen estas palabras sobre la vida de las otras personas. Para comprender que tenemos en nuestras manos la capacidad de elegir que clasede huella queremos generar.

 

Lamentablemente este mar de información en el que vivimos, está impregnado de violencia simbólica, un tipo de violencia que está tan arraigada que pasa desapercibida. Está en todo lado, la vemos en los memes, en las vitrinas, en los titulares, en las letras de muchas canciones, en las noticias; escuchamos a diario la cultura de “el macho superior” siendo replicada a toda voz por todos los medios de comunicación y en nuestros círculos sociales, de una manera tan normalizada que ni nos percatarnos del mal que causamos.

 

Hemos de entender que podemos elegir entre seguir replicando esta conducta, o cortar con estos patrones. Por ejemplo, el meme que no comparto, el chiste que no cuento, el comentario que me abstengo. Aprendiendo a detectar esta violencia simbólica y erradicándola de nuestra manera de interactuar. No hay honor en la acción de enaltecerse a costillas de suprimir a otros.

 

No conoce el honor esta maquinaria que adormece las facetas mas hermosas del hombre yresalta las más nefastas, que lucra desmedidamente cosificando a la mujer, o enalteciendo alpromiscuo, al abusivo, convirtiendo a patanes sin valores en íconos.

 

Por eso precisa brindarle a las nuevas generaciones, las herramientas correctas paraaprender a discernir, identificar y señalar conscientemente las tantas formas de violenciasimbólica para irlas erradicando del entorno y de nuestra mente.

 

El monstruo es grande e intimida, pero podemos denunciar la violencia, podemos cambiarnuestras conductas, podemos ser seres humanos empáticos. Educándonos de maneracolectiva, desnaturalizando y dejando de reproducir tantas formas de violencia simbólicacontra las mujeres.

 

Seamos creadores de contenido y consumidores responsables, conscientes de lo quenuestras palabras y nuestras acciones pueden generar.

María Fernanda Sáenz es la cantautora, intérprete y productora musical del proyecto Maf É Tulá. Quince años de trayectoria, visitando con su música y su espíritu mochilero más de quince países en Latinoamérica y Europa. Logrando concretar cuatro producciones discográficas y varios sencillos. Fiel a su creatividad y su visión orgánica de la música, logra impregnar sus creaciones con sonoridades del mundo y temas de conciencia social.

 

Podés seguir a Maf É Tulá en Instagram y Facebook.

Si querés recibir en tu correo más historias de mujeres poderosas que estén luchando por un cambio en la sociedad y que inspiren a otras a hacer lo mismo, suscribite al newsletter de Círculos 3:33 aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.